REVOLUCIONANDO LAS PASARELAS

mayo 20, 2024

REVOLUCIONANDO LAS PASARELAS

Por: Mari Rouss Villegas 
  

El reciente desfile inclusivo organizado por la Fundación Cambiando Modelos de Silke Luzbik y la Fundación Kadima de Lily Margolis ha dejado una marca indeleble en la industria de la moda. Con la participación de renombrados diseñadores como ManCandy, Pepa Pombo y Sandra Weil, este evento no solo ha sido un escaparate de creatividad y estilo, sino también un poderoso mensaje sobre la importancia de la inclusión y la diversidad en la moda contemporánea. 

Sandra Weil, Pepa Pombo, Lily Margolis, ManCandy y Silke Luzbik   

Es crucial destacar la importancia de eventos como este desfile, que desafían los estándares de belleza convencionales y celebran la diversidad en todas sus formas. Durante muchos años, la moda ha sido dominada por una representación limitada de cuerpos y estilos, excluyendo a una gran parte de la población que no se ajusta a estos estándares poco realistas. Sin embargo, gracias a iniciativas como el desfile inclusivo, estamos presenciando un cambio significativo en la industria. La diversidad corporal, racial, de género y de capacidades está siendo cada vez más reconocida y valorada como parte integral de la belleza y la moda contemporáneas. 

  

La representación adecuada en la moda no es solo una cuestión estética, sino también un reflejo de la sociedad en su conjunto. Con una población diversa y multicultural como la nuestra, es fundamental que la moda sea inclusiva y accesible para todas las personas, independientemente de su origen, apariencia o capacidad. Esto no solo promueve la aceptación y el respeto mutuo, sino que también empodera a aquellos que históricamente han sido marginados o invisibilizados en la industria. 

  

En particular, es fundamental destacar el papel que desempeñan las personas con discapacidad en la lucha por la inclusión en la moda. Las personas con discapacidad han sido sistemáticamente excluidas y marginadas en numerosos aspectos de la sociedad, incluida la industria de la moda. Sin embargo, gracias a modelos valientes y visionarios como Madison Lawson, Jillian Mercado y Aaron Philip, estamos viendo un cambio transformador en la representación de la discapacidad en la moda. Modelos como ellos desafían los estereotipos y las percepciones limitadas sobre la belleza y la capacidad, inspirando a millones de personas en todo el mundo a aceptarse a sí mismas tal como son y a exigir una representación más inclusiva en la moda y en la sociedad en general. 

  

En mis roles como Presidenta de la Fundación MGAS y Directora de Diversidad, Equidad e Inclusión de Hogan Lovells México, considero esencial el progreso en estos temas. Presenciar este tipo de iniciativas es un apapacho al corazón de quienes respiramos estos temas desde lo más esencial y luchamos todos los días por estos espacios, en la moda y en el mundo en general. Es fundamental que continuemos abogando por una representación más diversa y auténtica en la moda, así como por la eliminación de barreras y prejuicios que impiden que todas las personas participen plenamente en esta industria. 

  

El desfile inclusivo organizado por la Fundación Cambiando Modelos y la Fundación Kadima representa un paso significativo hacia un futuro más inclusivo y equitativo en la moda. A medida que continuamos trabajando juntos para promover la diversidad y la inclusión en todas sus formas, espero con optimismo un mundo donde todas las personas sean celebradas y valoradas por igual, tanto dentro como fuera de la pasarela. 

  

Una de las principales barreras que ha enfrentado la inclusión en la moda ha sido la resistencia al cambio por parte de aquellos que han dominado la industria durante tanto tiempo. Los estándares de belleza convencionales han sido profundamente arraigados en la cultura popular, lo que ha llevado a la exclusión de aquellos que no se ajustan a estos estándares, incluidas las personas con discapacidad, las personas de color, las personas de diferentes tallas y formas, y las personas LGBTQ+. A medida que la sociedad se ha vuelto más consciente de la importancia de la inclusión y la diversidad, la presión sobre la industria de la moda para cambiar ha aumentado. Las redes sociales y las plataformas en línea han brindado un espacio para que las voces marginadas sean escuchadas y para que se llame a la rendición de cuentas a las marcas y diseñadores que no cumplen con los estándares de inclusión. 

  

El movimiento de positividad corporal ha ganado impulso en los últimos años, desafiando las nociones tradicionales de belleza y promoviendo la aceptación de todos los cuerpos, independientemente de su forma o tamaño. Este movimiento ha sido fundamental para desafiar los estándares de belleza poco realistas y promover una representación más inclusiva en la moda. 

  

El cambio también ha sido impulsado por figuras influyentes dentro de la industria de la moda que han abogado por una mayor inclusión y diversidad. Modelos, diseñadores, activistas y líderes de opinión han utilizado sus plataformas para promover la diversidad y presionar a las marcas y a la industria en su conjunto para que sean más inclusivas en sus prácticas y representaciones. 

  

Además, la legislación y las políticas gubernamentales han desempeñado un papel importante en la promoción de la inclusión en la moda. En muchos países, se han implementado leyes y regulaciones que prohíben la discriminación por motivos de raza, género, orientación sexual o discapacidad, lo que ha obligado a las empresas a adoptar políticas más inclusivas y a garantizar una representación equitativa en sus prácticas de contratación y marketing. 

Paty Montiel, Mari Rouss Villegas, Kar Ojeda, Sofía Niño de Rivera y Romina Sacre.  

A pesar de estos avances, todavía hay mucho trabajo por hacer para lograr una verdadera inclusión y diversidad en la moda. La industria sigue siendo dominada en gran medida por modelos, diseñadores y líderes de opinión que no reflejan la diversidad de la sociedad en su conjunto. Las personas con discapacidad, en particular, siguen siendo subrepresentadas en la moda y enfrentan barreras significativas para acceder a oportunidades de trabajo y representación. 

  

Para abordar estos desafíos, es necesario un enfoque multifacético que involucre a todos los actores relevantes, desde diseñadores y marcas hasta agencias de modelos, medios de comunicación y legisladores. Se deben implementar políticas y prácticas que promuevan la inclusión y la diversidad en todas las áreas de la industria, desde la contratación y la representación hasta el diseño y la comercialización de productos. Se deben proporcionar recursos y apoyo adicional a las personas con discapacidad y otros grupos marginados para ayudarles a acceder y tener éxito en la industria de la moda. Esto podría incluir programas de capacitación y mentoría, oportunidades de pasantías y becas, y la creación de redes de apoyo y comunidades en línea. 

  

Lograr una verdadera inclusión y diversidad en la moda requerirá un compromiso continuo y una colaboración entre todos los actores relevantes. Solo mediante el trabajo conjunto y el compromiso con la igualdad y la equidad podemos construir una industria de la moda que refleje verdaderamente la diversidad y la belleza de la sociedad en su conjunto. 

  

Aplaudo este esfuerzo lleno de declaraciones poderosas, de diferencias que nos representan y de tremendas ganas de hacer la diferencia y lograr la verdadera representación. A seguir "Cambiando Modelos"... 



Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.

TALLAS